Lecturas: Diario de la Guerra del Cerdo

Para mi amigo Diego que me pidió que le recomiende un libro ágil y entretenido de Bioy.

Bioy Casares narra en una entrevista, que escribió esta novela cuando sintió que comenzaba a envejecer, según cuenta el propio Bioy también en el prólogo del libro, la idea se le ocurrió en el año 1966, la terminó en 1968. Cuando quiso publicar esta obra en algunos países europeos se encontró con que muchos de sus lectores fieles de más de 50 años la rechazaban.
Cuando, durante una charla casual sobre literatura le recomendé a mi padre El Diario de Guerra del Cerdo me contestó: «Lo empecé a leer y no la pude terminar, ese libro es deprimente«, en ese momento mi padre debe haber rozado los 60 años de edad. Ese rechazo de mi padre y de algunos lectores mayores no es casual y no hace más que confirmar la maestría narrativa de Bioy, que le permite describir perfectamente, con un lenguaje tan elegante como accesible, emociones y percepciones del hombre maduro, al punto de lograr que el lector se identifique y se vea reflejado en sus personajes; al menos en esta novela logra eso.

 

Ancianos

La novela trata sobre el paso del tiempo, sobre el arribo de la vejez, sobre el efecto de los años en la mente y el cuerpo del ser humano; de ahí que quienes se sienten envejecer se vean reflejados, aunque más no sea inconscientemente, en las páginas de este libro; lo curioso es que muchos rechazan esa idea, ese reflejo, esa identificación precisamente por uno de los síntomas que, implícitamente, describe Bioy: la resistencia a ese cambio.

Por supuesto que el libro no me pareció deprimente (aunque veré que opino cuando lo relea a los 60 años), se me hizo hasta divertido. La historia es un poco inverosímil, desopilante: los jóvenes se rebelan y empiezan a matar viejos en la calle, es una guerra de generaciones llevada al campo concreto de la realidad y con métodos de naturaleza terrorista. Obviamente el carácter simbólico de esta fantasía tiene un mensaje mucho más profundo, que cada lector interpretará a su manera. En medio de esa guerra el protagonista, Isidro Vidal, busca por todos los medios escapar no sólo de sus agresores, si no también de su propia e incipiente vejez. Con las calles del viejo barrio de Palermo como escenario se desarrollan debates muy atractivos sobre las armas del hombre para luchar contra el inexorable paso del tiempo (tinturas, dentaduras postizas, etc.) y sobre el límite subjetivo entre madurez y vejez que, obviamente genera desavenencias entre el ejército de los jóvenes. Como en toda la narrativa de Bioy, el papel de la psicología del personaje es vital, ya que los hechos se describen a través de las sensaciones del protagonista, lo cual abre infinidad de alternativas que el autor selecciona de manera extraordinaria.

Quienes hayan leído entrevistas a Bioy o su libro de brevedades «Descanso de Caminantes», notarán que muchos de los pensamientos e impresiones reales del autor sobre la madurez están perfectamente plasmados en éste libro.
Diario de la Guerra del Cerdo fue un éxito en 1969, es uno de los libros de Bioy más reconocidos por el público y por la crítica, es también un libro que, a pesar del paso de los años, no pierde vigencia. En lo personal este libro se fué de esos que roban horas de sueño, por la necesidad de seguir con un capítulo más; me hizo reflexionar mucho, pero de manera entretenida, casi lúdica.

2 Comentarios

  1. Yo leí «diario de guerra del cerdo» en una edicion uruguaya. Despues la publicaron en portugues, años despues. Me gusta muchisimo Bioy Casares. Cuanto a envejecer, yo que me acerco a pasos anchos a los 60, nunca me senti tan bien. Mas calma, mas tolerante. Si, tambien un poco mas cansada, durmiendo menos y peor, y, bueno, no se puede querer todo…Pero, de todas maneras, bailando mejor el tango y tocando mejor la conga. Ciertas cosas mejoran con el tiempo! Como decimos aqui: «velhice não é palavrão!»
    abrazos

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s