Devaneos I: Imsomnio

1 – Góngora

No hay que volver a Góngora, aunque “volver” es un decir, apenas leí un par de cosas (claro que vía Dámaso Alonso, sin traducción es imposible). Góngora trasponía y trasponía, toda la noche, en pedo con vino Toro; tanto traspuso que,  según dicen, terminó trasponiendo su apellido. Cosas de la vida. No, no pienso leer a Góngora, no estoy capacitado.

2- Epifanía espontánea

Al ver la Guía T en esa especie de santuario sobre el aparador (atril de plata, velas, lienzo verde), debí imaginar que aquella gente no era normal, o por lo menos que no estarían dispuestos a comprar ningún seguro de vida.
(que alguien siga)

3- Convencete

  • Fumar no te hace bien (al bolsillo).
  • Twitter no es un chat.
  • El chat a muerto (viva el chat).
  • Esto va para largo.
  • Los chinos son más baratos.

4-Lengua

En la lengua española existen los participios activos como derivados verbales. El participio activo del verbo atacar, por ejemplo, es atacante. Vamos bien.

-A ver Olaguer: ¿Cuál es el participio activo del verbo ser?

-¿Sente?

-No, mal, es ENTE; el que es, el ente. Tiene entidad.

Por eso, querido, cuando queremos nombrar al sujeto que denota capacidad para ejercer la acción que expresa un verbo, se agrega al final de su raíz la terminación ‘ente’. Esto se aplica tanto a sujetos masculinos como femeninos. Veamos algunos ejemplos:

Se dice capilla ardiente, no ardienta.

Se dice estudiante, no estudianta.

Se dice adolescente, no adolescenta.

Se dice militante, no militanta.

Se dice presid…

(Ok, dije que no me iba a meter con temas políticos).

5- Posible regreso de un improbable Peralta

Demasiado caliente el agua, pienso. Sin embargo cuando el chorrito transparente y humeante, trazando una elegante curva desde el pico de la pava (este tipo de gente tiene la delicadeza de no usar termos), hace desaparecer el hueco oscuro del mate bajo una espuma verdosa de aspecto publicitario (como quien dice: un puema), me trago las palabras que, por suerte,  no alcancé a decir.

Debajo de todas esas tapas de “El gráfico” la pared se despelleja lenta y silenciosamente, lo que mata es la humendá.

Peralta me alcanzan un puema y empieza a hablar escupiendo pequeñas partículas de pan masticado, dice:

-Yo no se quienes son los que escribieron esas cosas, no es que sean mentira, pero me hicieron quedar como puto con la escenita esa del boga, pero el puto era él, yo, sepaló querido amigo, yo no soy ningún puto.

Recuerdo entonces la leyenda: Se comenta que Peralta, jugando de visitante y todo, sodomizó brutalmente a un joven y exitoso abogado. Ahora, la ex promesa del mundo jurídico se pasea diariamente por el Rosedal, exhibiendo orgulloso(a) sus prótesis, su nuevo rostro (bótox, abundante colorete, rimel en exceso,  lápiz labial carmesí y, hasta que le crezca el pelo, peluquita platinada) y sus modelitos sugerentes.

Me pasa otro puema y empieza a contar. Tomo nota.

Reblog this post [with Zemanta]

  1. PabloAM

    Casi todas las traducciones son malisimas, ¿tan difícil es el castellano? Horripilante algunas, en libros y en todo lo audiovisual (películas, series, etc) y a algunos hasta le cambian el título.
    Lo de la lengua, viene rondando en cadenas hace algún tiempecito… esta bueno😛
    Saludos!

    Me gusta

  2. Pingback: A tu isla te llamaron | Libertad, Igualdad, Fraternidad
  3. nonimo

    Fue así, no estaban dispuestos a comprar ningún seguro de vida, es más, al retirarse me tocaron el hombro y dijeron que así hacían el amor los marcianos.(pasala y que no vuelva)

    Me gusta