Algunas notas sobre la “Ley de Medios”

Quienes me conocen lo saben bien: no simpatizo con este gobierno, no comparto su forma de ejercer el poder ni de organizar los recursos, nunca los voté y ni los votaría. Por lo tanto si hay algo de lo que no se me puede acusar es de kirchnerista. Sin embargo no encuentro razones válidas para impugnar el tratamiento y la aprobación de la Ley de Medios de Comunicación Audiovisual. Los principales ejes de razonamiento desde los cuales se ejerce la oposición a la Ley son francamente grotescos e infantiles, cuesta creer que los referentes de ciertos espacios políticos e institucionales exhiban argumentos tan ingenuos, algo más debe haber.

Para empezar se hace hincapié en la autoridad de aplicación: el hecho de que el organismo responda al Poder Ejecutivo y que tenga la facultad de revisar licencias cada dos años se presenta como una seria amenaza a la libertad de expresión. Según este argumento periodos tan cortos podrían ser intimidatorios para el medio, restringiendo de este modo las posibilidades de ser críticos al gobierno de turno. Quienes de buena fe adhieren a esta hipótesis seguramente no tienen en cuenta la Ley vigente según la cual el Poder Ejecutivo, a través de Comfer, puede retirar cualquier licencia en cualquier momento.  La nueva ley prevé una mejora en este sentido, quizás no sea óptima, pero es una mejora, se podrá debatir si dos años son o no suficientes, o el grado de influencia del Poder Ejecutivo en el órgano mencionado, pero de ninguna manera se plantea una situación peor que la actual, esta no es razón para no sancionarla ahora.

Como éste hay muchos argumentos que buscan postergar el tratamiento de la ley, el del ingreso de las telefónicas al mercado hoy fue definitivamente clausurado, pero hay más, cada uno más infantil que otro.

Me da la impresión de que hay otros intereses en juego, y no hablo de oligarcas ni de ánimos destituyentes, fantasmas que el Gobierno viene utilizando para descalificar a sus adversarios, hablo de intereses políticos y, por supuesto, económicos. Me llama poderosamente la atención, por ejemplo, la escasa repercusión mediática que tienen las denuncias de ciertos hechos de corrupción aberrantes, grotescos y manifiestos, durante el gobierno provincial de un posible candidato presidencial. Entiendo que muchos ya están hartos de los Kirchner y que se oponen a cualquier iniciativa que provenga de la agenda pingüina, pero recomiendo no dejarse llevar por las pasiones y leer la ley antes de opinar, no todo es “blanco o negro”.

Dejo un video con la palabra de alguien a quien respeto mucho y de quien tampoco se puede decir que es oficialista:

Links relacionados: // E-True: Nueva Ley de SCA // Hablemos Todos // Perfil: Las Torres de Clarín //

Un Comentario

  1. Ricardo

    Estoy de acuerdo, la Ley es una base, no es perfecta, pero es superadora respecto de la que existe. Los intereses ocultos son evidentes, el mismo pacto hizo Clarín con la Alianza primero y con Duhalde y Kirchner después. Saludos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s