Edificante y entretenido

En la edición del pasado sábado de Diario Perfil leí uno de los mejores artículos del fin de semana: Léanlo, no los va a defraudar (ese es el título), de Guillermo Piro (escritor, periodista, crítico, traductor y blogger, entre otras cosas). Piro se ocupa del matutino Tiempo Argentino, propiedad del empresario Sergio Szpolski, ex socio de Gerardo Sofovich y de Daniel Hadad, y dueño de varios otros medios de comunicación de neto corte oficialista.



Tapas

Parecidos razonables




La hipótesis del artículo es que Tiempo Argentino ha destronado a la mítica revista Barcelona, especialista en ironizar mediante la exageración algunos debates de lo que podríamos denominar “realidad nacional”. En efecto, no es muy distinto el efecto que provoca leer el título de la última tapa de Barcelona que se pregunta “Qué harán los tobas desnutridos cuando cierre Fibertel”, que la nota del 9 de setiembre en el matutino oficialista que se titula “Verduras más baratas”, o los análisis basados en las cifras del INDEC y en las encuestas de Artemio López.

Sucede que el debate político cada vez se parece más a una charla de fútbol entre hinchas de equipos antagónicos. Ni el kirchnerismo ni el arco ultraopositor tiene militantes y adherentes ideológicos, más bien cuentan con hinchas, simpatizantes y empleados con jugosos contratos que son, en definitiva, quienes articulan los discursos y debates. El razonamiento analítico no tiene espacio, ninguno de los grupos va a convencer al otro, por lo tanto solamente se limitan a tratar de imitar las chicanas berretas de Aníbal Fernández o de Luis Juez. Cada uno necesita leer, escuchar y ver noticias que reafirmen su posición. Los titulares de los diarios (escritos o digitales) son producto de ese maniqueísmo político. Tiempo Argentino o su versión resumida y gratuita El Argentino responde a esa lógica y el resultado es tan ridículo como los títulos de la revista Barcelona y los argumentos de Marcelo Bonelli.

Por eso la lectura de Tiempo Argentino es, como dice Piro, una experiencia edificante y sumamente divertida; tanto o más que los personajes de Diego Capusotto o la parodia radial “Hasta Cuando”.

  1. Fran

    No sé si viene tan al caso pero en un par de oportunidades leí el diario Tiempo Argentino. No me pareció malo y la diagramación que tiene da pautas de influencias mediáticas que interactuan con lo político desde todas las aristas. Ahora, la Barcelona jamás me atrapó.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s