Insomnio (III)

Lunes: Finalmente, y tal como se preveía, se terminó el Frente UNEN, el remake siglo XXI de La Alianza. Si bien ya se venían notando las costuras del rejunte y algunos se habían empezado a ir, el acta de defunción se firmó hoy. Durante una terapia grupal pública del espacio, y ante una clara referencia de Pino Solanas a ciertas declaraciones suyas, Elisa Carrió se levantó y se fue, Martín Losteau estuvo a punto de seguirla y se vieron varios rostros serios y enojados. Creo que no hay vuelta atrás.
El espacio tenía grieta propia de origen: en la misma alianza convivían gente de centroderecha como el ala radical que lidera Ernesto Sanz, socialistas grises como Binner, progres tibios como Stolbizer, ultranacionalistas como Solanas, oportunistas políticamente correctos como Cobos, economistas, ex kirchneristas, gente de izquierda, nietos recuperados, ultra-católicos, abortistas y, por si fuera poco, Elisa Carrió. Un cóctel ideológico explosivo que, previsiblemente, duró poco más de un año. El hecho que desencadenó la ruptura fue la propuesta de aliarse a Macri pero podría haber sido cualquier otro contrapunto; salvo el deseo de ganarle al peronismo no había muchas ideas compartidas y, más allá de ciertas subjetividades, los espacios que componían la alianza no tenían demasiado en común.
Escribo en pasado porque, si bien UNEN sigue existiendo en lo formal, a partir de hoy dejará de ser lo que fue hasta acá. Supongo que en el espacio quedarán Solanas, Binner, el radicalismo semikirchnerista bonaerense de Moreau, Stolbizer, Donda y un par más; mientras que Carrió, Sanz, Cobos, Losteau, Gil LavedraPrat Gay y otros terminarán aliados con el PRO. Lo cual me parece bien: la centroderecha por un lado y el progresismo torpe y anacrónico (llamarles “centro-izquierda” sería una falta de respeto para la gente de centro-izquierda) del otro. Y en el medio, como siempre, el peronismo en todas sus variantes. Pero es solo una suposición, con esta clase política nunca se sabe.

QUEPD FAUNEN

QUEPD FAUNEN

Martes: Leo Mitologías de Barthes, un libro de textos cortos y de temática variada del semiólogo francés. Se trata, evidentemente, de un compilado de artículos sin otra conexión que el enfoque levemente semiológico y el estilo de Barthes, textos que no entraron en un corpus más amplio que los pudiese comprender. Me gustan los libros de rejunte de textos, son lecturas ideales para épocas de mente dispersa, para el baño, la sala de espera del dentista, el colectivo o la cola del banco.Existen varios libros así, son textos de no ficción, cortos y de temática heterogénea, textos que podrían haber ido a un blog en lugar del papel. Por ejemplo Ensayos Bonsai de Fabián Casas, las Aguasfuertes de Arlt, Con toda intención de Charlie Feiling, Los libros de la Guerra de Fogwill, La Lechuza y el Caracol de Tomás Abraham, Walden de Thoreau, Entre Paréntesis de Bolaño, alguno de Sarlo y muchos otros que ahora no recuerdo. Son blogs en papel, algunos escritos mucho antes de que existiese internet. Me pregunto si, de haber crecido en esta era digital, sus autores hubiesen optado por el papel de todas maneras para publicar esos textos. En todo caso hay gente escribiendo blogs desde hace mucho tiempo, digital o analógico, el soporte es un detalle, lo importante es el texto. Al final tenía razón José Pablo Feinmann.
Pero me fui por las ramas, lo que quería era recomendar el libro de Barthes, es muy bueno.

 Miércoles: ¿Patria o Buitres? He ahí la cuestión. Pero la dicotomía parece no agotarse en esas dos palabras. Según la liturgia kirchnerista dentro de Patria se encuentran comprendidos el bien, los humildes, los sinceros, los transparentes, los honestos, los altruistas, los solidarios, Barone, Cristina, el ánima de Néstor, el pueblo, la juventud, hasta Bergoglio y , porqué no, Dios (en cualquiera de sus versiones). Mientras que el concepto Buitres engloba no sólo a los hold-outs, si no también a todos los imperialistas, los oligarcas, los genocidas, los procesistas, los golpistas, los destituyentes, los millonarios, los gorilas, la patronal, el menemismo, los poderosos, Magnetto, Clarín, Lanata, Espert, y “el mal” en términos generales. Otra vez la eterna lucha entre el bien y el mal, sin matices, sin términos medios, sin discusión, sin debate posible.
Desde la otra vereda es lo mismo: el kirchnerismo representa el mal absoluto, mientras que Clarín, Lanata y algunos exponentes de la oposición son los héroes en la cruzada por traer paz y armonía a esta bendita tierra de pampas, gauchos y genocidas.
Es igual que cuando sos un niño: tus maestros son buenos o malos, la comida es rica o fea, querés más a tu papá o a tu mamá, las chicas son lindas o feas, los pibes son chetos o grasas… Madurar es, quizás, aprender que las cosas son un poquito más complejas que esa realidad binaria y provisoria que necesitamos utilizar mientras crecemos. Argentina no maduró, ese es el problema con el que tenemos que lidiar.

Jueves: Damián Szifrón es un guionista argentino, hace ficción televisiva de prime-time y cine pochoclero, se hizo conocido por Los Simuladores y Mujeres asesinas. Ahora  hizo una película que se llama Relatos Salvajes y por eso lo invitaron el fin de semana pasado al programa de Mirtha Legrand. No vi el programa, pero durante toda la semana los medios estuvieron repitiendo un fragmento del mismo en el que Szifrón dice “Si no tuviera necesidades básicas satisfechas sería delincuente más que albañil“, una estupidez que, sacada de contexto como la sacaron los medios, suena muy mal. Pero viendo la charla entera se nota que el gran problema fue la corrección política del cineasta. Ya venía tratando de meter bocadillos y diciendo pelotudeces sobre temas que, a juzgar por los argumentos y el discurso con que los expresaba, le importan un carajo o directamente desconocía por completo. No dijo nada que no sea verdad: que gran parte de los problemas del mundo residen en que el sistema de producción y distribución de bienes, tal como está planteado hoy, necesita para funcionar de mano de obra barata, de desigualdad, de ricos y de pobres, etc. No hay nada novedoso ni falso en ese concepto, el gran problema es cómo se lo enuncia, en qué ámbitos y, sobre todo, por qué motivos. Como muchas personas con cierta exposición pública, Szifrón, en su afán por quedar bien, por mostrarse como una persona sensible y por parecer altruista y progre, dijo una boludez absoluta en un ámbito de mucha exposición, nada más, nada grave. Y hoy, un señor del PRO con muchas ganas de aparecer en televisión, lo denunció ante un juez por apología del delito, una denuncia innecesaria y desmesurada. Estupideces.

Jessica Hyde

Viernes: “Fin de ciclo“, ese concepto que enoja tanto a los funcionarios y militantes kirchneristas, expresa mucho más que la imposibilidad de reelección de CFK. Significa, sin dudas, el agotamiento del modelo  de crecimiento basado exclusivamente en la demanda agregada (ampliaremos), significa el más que evidente deterioro no sólo de los indicadores económicos, si no del nivel de vida de vastos sectores de la población y del “relato”. Significa también la fuga de aliados, el deterioro en el nivel intelectual de los funcionarios y el escaso impacto de las medidas de gobierno. Pero el fin de ciclo se manifiesta, sobre todo, en la ausencia de candidatos presidenciales del FPV que garanticen cierta continuidad del escenario político, económico, social y cultural al que asistimos 2003.
El FPV, aparentemente, tendrá varios candidatos en las PASO de 2015, de los cuales los únicos con chances de llegar al sillón de Rivadavia serán Randazzo y Scioli, ninguno de los dos son kirchneristas puros. Scioli es un oportunista, un menemista camuflado cuyo estilo dialoguista y conciliatorio, si bien constituye en sí mismo una estrategia, lo ubica lejos de la Presidenta. El ex motonauta es tanto o más haragán que Cristina y probablemente aún menos formado política e  intelectualmente, pero el reconocimiento de esas limitaciones le facilita rodearse de gente más o menos capaz, lo que le permite diferenciarse de su jefa. No cabe duda de que, con matices, una eventual presidencia de Scioli será más parecida a la de Menem que a la de Cristina.
Randazzo, a diferencia de Scioli y Cristina, es un cuadro político. Tiene formación, cierta trayectoria, cintura política y es un peronista de raza. Sabe adaptarse y camuflarse en el ecosistema político que le toca y maneja bien los tiempos. No es un productor de discurso, se limita a reproducirlo, lo suyo es la gestión. Produce, para bien o para mal, hechos concretos y si no tiene margen para gestionar hace un nuevo DNI, pero no se paraliza, es peronista. No cabe duda de que tanto Randazzo como Scioli dejarán pasar un tiempo prudencial antes de expulsar del gobierno y del peronismo al kirchnerismo residual.
Más cercanos a Cristina están Agustín Rossi, de anodina gestión en Defensa y Axel Kiciloff, un invento político de Cristina y Máximo Kirchner que un país normal debería ser oficial de cuentas del Banco Galicia sucursal Catamarca como mucho; ambos con candidaturas demasiado provisorias y sin el más mínimo apoyo de estructuras políticas relevantes. Más lejos de la Presidenta, por supuesto, están Massa, Macri y lo que surja del ya extinto UNEN. En definitiva: lo mismo que el menemismo en 1998. Si esto no es fin de ciclo que se apuren a lanzar las candidaturas de Diana Conti y Carlos Kunkel.

Sábado / Domingo: Algunas lecturas:

Buena semana.

 

Un Comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s