Diario del Mundial (XX)

La última vez que Argentina llegó a semifinales de la fifa guord cap, mejor conocida como Mundial, fue en 1990.
No había internet, no había twitter, no había blogs, no había feisbuc, no había aerosol para marcar dónde se tiene que parar la barrera, no había drones.
No había prácticamente nada porque la historia de la humanidad recién comenzaba.
La última vez que Argentina llegó a una semifinal del Mundial yo estaba en cuarto año de la secundaria.
Tenía pelo, no tenía hijos, ni esposa, ni novia, ni ex novia, ni responsabilidades. No usaba anteojos e igual veía. Y no me tenía que afeitar tan seguido.
O sea: hace mucho tiempo que no llegábamos a semifinales. 24 años.
Por eso esta vez creo que está bien que la gente salga a festejar. Que aprovechen este momento para sublimar todas sus frustraciones y deseos reprimidos en una esquina gritando “Brasil decime qué se siente…” y todo eso. Hay toda una generación que necesita hacerlo. Toda una generación que sólo conoce cuartos de final.
El partido fue malo, si no nos aburrió fue gracias a la tensión generada por las expectativas. Pero para un observador externo fue muy parecido a Alemania-Francia.
Argentina encontró el gol rápido y después cuidó inteligentemente el resultado. Bélgica no pudo generar ninguna clase de peligro. De hecho el único sobresalto para la selección fue el momento en que Sabella sufrió un ACV y estuvo a punto de caer. Por suerte se recuperó rápido.
Higuaín se destapó e hizo el único gol. Después jugó bien, o corrió mucho, o las dos cosas. Fue el “Jugador Budwiser del partido”
Messi riquelmeó casi todo el partido. Al final pudo hacer su gol, pero prefirió dejar las cosas como estaban.
Sabella bilardeó.
Di María se lesionó. Se quedó afuera del mundial. Como Neymar. Como Tévez.
Con la importancia histórica que esos 24 años le dan a esta clasificación, cualquier análisis más profundo del partido sería redundante. Lo importante ahora es festejar.

Higuaín

Después jugó mi otro equipo: Holanda. Ganó por penales. Fumé mucho y tomé mucho mate, fue un día tenso.
Ahora tengo un montón de problemas. En primer lugar dije que la final iba a ser Argentina-Holanda, cosa que evidentemente no va a ocurrir. Eso me pasa por no mirar el fixture antes de hacer mis profesías.
Además quiero que Holanda consiga su cuarto subcampeonato, algo que deja a Argentina fuera de la final.
Por momentos también quiero que Argentina gane el Mundial y eso me genera muchas contradicciones. Es una situación delicada.
Además estoy cansado. Vi 45 de los 60 partidos que se llevan jugados y estoy cansado.
No me cansé de ver fútbol, si no de todo lo demás.
De los relatores que viven hablando de “equipo corto” y “equipo largo”.
De los jugadores cruzando los brazos mientras miran a la cámara.
De los relatos ridículos de Fantino, empeñado en parodiarse a sí mismo.
De la señora que dice que festeja las repeticiones.
De que me expliquen que Messi es, en realidad, YPF. O viceversa. (Si Messi es YPF, ¿Neymar es Petrobras?)
De que me digan que el mundial no lo gana un equipo si no un país. Mentira, obvio.
De que Alejandro Apo diga “alargamiento” en vez de alargue o tiempo suplementario.
De la inflación.
De que canten “Brasil decime qué se siente…”.
De los hashtag con banderita de twitter.
De Lanata.
Ahora Holanda. El miércoles. Hay que verlo mamado.
Si alguien hace un asado voy.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s