Diario del Mundial (XVII)

Holanda, ya lo dije antes, es un equipo que me cae bien. Su técnico no, su técnico es un amargo y un amarrete. Van Gaal es el tipo de persona que se queja de tener que dejar propina, o que directamente no la deja. Seguramente ahorra en papel higiénico y se queja del redondeo en Coto. Contra México pudo ganarlo cómodo, tiene mejores jugadores y muchas variantes. Está bien: el calor, la lesión de de Jong, etc. Pero fue a jugar contra México como si fuese Brasil, lo ganó, mereció perder por amarrete.

México tiene el técnico peor pago de todo el mundial, cobra más de 200.000 dólares anuales. Todo un proletario. Pero además es un cagón. Y un llorón. Tenía el partido controlado, ganaba 1-0, hacía calor, con tener la pelota y dormirla le bastaba. Pero sacó al tipo que podía tener la pelota para meter un defensor. O mediocampista defensivo, es lo mismo. Cuando terminó el partido sugirió que el penal que le regalaron a Holanda era parte de una especie de conspiración universal para sacar a México del mundial. Muy kirchnerista. Está afuera y lo merece, por pusilánime.

HOL-MEX

El partido daba para más, pero el calor y la prematura lesión de de Jong cambió todo, él es la clave de la salida rápida de Holanda. Van Gaal mandó a Blind a hacer eso, a un lateral con proyección, incompresible. Amarrete e incomprensible. Sin esa salida recuperación y salida rápida Holanda tiraba pelotazos para que corra Robben o para que la baje van Persie. México (y algunos periodistas y relatores) cayó en la trampa de creer que dominaban el partido porque Holanda le dejaba la pelota. Así se fue el primer tiempo, medio aburrido. En el segundo dos Santos metió un golazo. Chau, dije, ya está, pasó México. Era un partido para 1-0. Pero entonces el técnico mexicano le devolvió la vida a Holanda con ese cambio infame. A partir de ahí era cuestión de tiempo, tarde pero seguro, Sneijder apareció en el Mundial y lo empató con otro golazo. Después el árbitro salvó a todos del papelón con ese penal que le regaló a Holanda. A nadie le quedaban piernas para un alargue. Herrera supone que en el alargue o los penales lo ganaban, quién sabe. Pero si él no hubiese hecho ese cambio conservador, México estaría en cuartos de final.

El ganador de ese partido tenía, antes de jugarlo, un futuro promisorio. Casi de semifinal. Del otro lado de la llave jugaban dos potenciales rivales más débiles que México y que Holanda. Costa Rica, la cenicienta del Mundial, y Grecia, que entró por la ventana a octavos. Partido malo. Cuando dos equipos fuertes (como México, Brasil, Holanda y Chile) juegan defensivamente pueden salir buenos partidos. Pero cuando se cuidan los que no tienen mucho, salen partidos malos. Costa Rica venía entonado por su performance en el grupo de la muerte. Grecia es un equipo rarísimo, juega bien un rato y se apaga. Tienen a Karagounis a quien hizo famoso Maradona en el 2010, y a Samaras, una especie de Pirlo griego, elegante y adusto. Lo ganaba Costa Rica con un golazo de Ruiz, pero, como contra Costa de Marfil, sobre el final, lo empataron los griegos. Aburrido, nada para destacar. Lo ganó Costa Rica por penales. Del temible Grupo de la Muerte sólo queda vivo Costa Rica. Pero creo que a la cenicienta ya se le hicieron las 12.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s